El documental Farmingville y la conexión entre racismo y cuidado médico

Esta semana, he escribido sobre el documentario Farmingville. Los eventos ocurrieron entre los años 1998 y 2003; la película lancé en 2004. Farmingville comienza con una entrevista con Eduardo, un trabajador de la Ciudad de México que trabajaba en Los E.E.U.U. durante la filmación del documental. Él hablaba de un ataque que él y otro trabajador sufrieron por un grupo de hombres blancos en agosto de 2000. Pero, la historia no comenzó aquí, el relato del conflicto entre los residentes blancos de Farmingville y la afluencia de jornaleros de México empezó en casi 1995. Según el documental, en los 1990s más que 1500 mexicanos se mudaron desde México a Farmingville, NY, un pueblo con una población muy pequeño. En 1998, una mujer, Margaret Dyber, que vivían en Farmingville creó el grupo “SACHEM Quality of Life” (SQL) para luchar contra los inmigrantes y sus simpatizantes en la comunidad. Los trabajadores, como Eduardo, y con la ayuda de Matilde Parada, quisieron recursos y dinero para fundar un centro donde ellos pudieron buscar trabaja en una manera más segura. Antes del ataque contra Eduardo, las noticias nacionales no sabían nada de la situación en Farmingville y nada de las ideas muy racistas que los residentes blancos tienen. Aquellos como Margaret Dyber usaban retorica muy violenta para formar opiniones que fueron fundados por miedo. La película concluye en una manera muy triste, sin una resolución y con una línea de subtítulos que dice algo como “en el 5 de julio 2003, cuatro estudiantes del colegio bombardearon una casa dónde vivía una familia mexicana.”

Al ver esta película, he aprendido mucho más sobre las actitudes hacia la inmigración y los inmigrantes a fines de la década 1990 y hasta principios de los años 2000 y lo poco que ha cambiado desde entonces. Las frases que Margaret Dyber dijo y su orgullo por ser llamada una racista me afecta mucho. Yo conocí a personas como ella, personas que siempre predican odio a los que están “diferentes”. Dos residentes que tenían las mismas opiniones como Sra. Dyber, Tom y Louise, dijeron que estaban preocupada con la ausencia de compensación de trabajadores para los trabajadores latinos. Para mí, esta preocupación es válida, pero no me gusta su razón. En vez de preocuparse por la seguridad de ellos, se enfocó en el uso potencial del dinero de los contribuyentes para cubrir costos médicos que resultaron de las lesiones laborales. Creo que actitudes racistas y prejuicias ha hecho muy difícil cambiar el sistema médico en los E.E.U.U. También la falta de incentivo para muchos en la legislación exacerbar esta cuestión. También ya sé que mucha discriminación impregna el campo médico—del sistema, de la administraciones en diferentes hospitales, en escuelas médicas y también en los antecedentes de los profesionales de la salud.

En una continuación de mis pensamientos arriba, voy a conectar el tema de acceso a los servicios médicos en 2001 por ejemplo al acceso que nosotros estamos aprendiendo sobre en nuestra clase. No sé mucho sobre la evolución de derechos para los inmigrantes, específicamente con relación al cuidado médico y espero que aprendamos más de eso este semestre. ¿Uds. saben algo de este tema? ¿Piensan que haya habido mejoras? ¿Es la misma ahora?  

Leave a Reply